Accidentes en casa acechan a los niños; la pandemia los expone aún más